Melisma

Melisma

Gupo de notas de paso que forman parte obligada de la
melodía. Se aplica particularmente este nombre a los dibujos ligados y
flexibles que adornan de manera rica y delicada un gran número de obras
de canto gregoriano
como
también otro de las antiguas escuelas y que, demasiados desarrollados
para poder ser reducidos a fórmulas y expresados por signos abreviativos
, inauguran el arte fecundo de la gran variación melódica. Los
responsos aleluyáticos y los graduales nos ofrecen, en el repertorio litúrgico .
Durante
la edad de oro de la ópera italiana, la parte de los melismas llegó a
ampliarse en el canto dramático hasta el abuso; pero esto que no era
para los virtuosos más que una ocasión de hacer brillar la belleza de su
órgano vocal y la perfección de su técnica, ha llegado a ser a veces
para los compositores un potente medio de expresión.

Pero en
donde se mantienen constante y libremente las tradiciones lejanas, sin
cesar renovadas y vivificadas, de la melodía melimáticaes sobre todo en
la música instrumental. Su cadena se contonúa en Bach, Beethoven, César Frank.
En
la lengua inglesa se da este mismo nombre de melisma . a toda clase de
aire o de melodía que no consiste en una pura declamación.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: